¡¡¡Blogoserie a la carta en la Guillermocracia!!!

No lo olvides. Durante Abril y Mayo está abierta la votación para que ayudes a decidir sobre el argumento y características de la blogoserie a la carta que estamos planeando publicar acá en la Guillermocracia. Vota en la parte inferior de esta página, o bien, pincha el enlace para mayores detalles.
- POR ORDEN DEL DIRECTOR SUPREMO DE LA GUILLERMOCRACIA.

miércoles, 22 de diciembre de 2010

¿Cuál es el verdadero sentido de la Navidad?


Este no va a ser otro posteo llorón acerca de cómo nosotros los torpes y negligentes ciudadanos modernos hemos perdido el sentido de la Navidad, y debemos reencontrarnos con él. Tampoco defenderé la orgía de consumismo a la que los depredadores sociales se arrojan comprando regalos para listas interminables de personas. Este posteo pretende reflexionar un poco sobre qué es la Navidad, si existe un determinado sentido... Creo que esas cosas merecen un poco de atención, debido a la colisión entre una Navidad "espiritual", para pasarlo con la familia, y en el caso de la gente religiosa para ir a misa, y la Navidad comercial en que el Viejito Pascuero llega a la multitienda tal o cual.

Al contrario de lo que mucha gente cree de manera desinformada, la Navidad no es un invento cristiano. Las primeras celebraciones festejadas a fines de diciembre fueron inventadas por los pueblos paganos del Hemisferio Norte. Hay una buena razón para ello. Los primeros pueblos agricultores dependían del ciclo anual del Sol para sus cosechas, más la siempre apreciable ayuda de los dioses que enviaban lluvias o castigaban con sequías. En el Hemisferio Norte, diciembre es el mes en que los días son más cortos. Los sacerdotes de las primeras civilizaciones aprendieron más o menos pronto que el ciclo anual era de carácter regular, y se hicieron pasar como gentes poderosas capaz de conjurar dicho ciclo a voluntad, "ordenándole" en diciembre al sol regresar al verano desde lo más profundo del invierno. Para las gentes ignorantes, el que llegara de nuevo el verano era entonces signo inequívoco de la existencia de tamaño poder, lo que a su vez los motivaba a no cuestionar a los sacerdotes y su orden social. De esta manera surgieron muchas fiestas adaptadas a la idiosincracia de cada pueblo. En Roma se celebraban las Saturnales, fiestas en que por un día los amos se volvían esclavos y los esclavos amos. En Persia se celebraba el nacimiento de Mitra, el dios de la luz. Y así sucesivamente. ¿Por qué el cristianismo celebró la Navidad en tales fechas? Justamente para hacerle la competencia a tales religiones implantando una fiesta rival que acabara por suplantarlas. La verdad es que ni en los Evangelios ni en ninguna otra fuente histórica o documental contemporánea se señala cuál es la fecha de nacimiento de Jesús de Nazaret (incluso el año es impreciso: está en un rango que puede ir entre 6 "antes de Cristo" y 5 "después de Cristo"...), y por lo tanto, ignoramos cuándo de verdad es su cumpleaños. Por lo tanto, hablar del "sentido cristiano" de la Navidad no tiene sentido, como no sea que consideremos dicho "sentido cristiano" desde la perspectiva cultural de que el cristianismo es la religión predominante en el mundo occidental.


Volvamos ahora al presente. La desnaturalización de la Navidad cristiana es un movimiento lógico, habida cuenta de la pérdida de influencia que tiene el cristianismo en nuestra sociedad. Quienes se quejan de que los cristianos aún influyen con ciertas leyes, opiniones, o pretensiones de manejar la sociedad a su antojo, se olvidan de que en sus mejores tiempos, las autoridades cristianas no se conformaban con eso, sino que censuraban directamente libros, prohibían el progreso científico, obligaban a mantener una moral sexual hipócrita, y enviaban a gente a la hoguera por el crimen de pensar de manera libre o proclamarlo. Dentro de este cristianismo debilitado, es obvio que la Navidad ha perdido su sentido cristiano, salvo por los más pietistas. Pero entonces vinieron los comerciantes. Para la economía de cualquier empresa, las cosas van bien si el producto se vende. Da igual si el producto sirve o beneficia al comprador: lo importante es que éste lo ha adquirido por un precio. Y eso mueve a la economía. De ahí las agresivas campañas publicitarias para vender productos muchas veces inútiles (¿de verdad necesitas cambiar tu celular cada seis meses, si uno de estos aparatos bien cuidados puede durar con facilidad hasta cinco años, quizás más...?). Las fiestas son ocasiones propicias para esto: se convence a la gente de que deben regalar a sus seres queridos, con la promesa tácita de que serán más queridos aún por los festejados con tales regalos.

Por desgracia, se ha implantado en la sociedad la idea de que vales tanto como tienes. Si tienes muchos objetos materiales, eres más valioso que si tienes pocos. También puedes intentar aparentarlo, si no los tienes: el crédito es una magnífica herramienta para ello, aunque después debas doblarte el lomo cavando zanjas para pagarlos. Mis favoritos son los créditos a 24 meses plazo: has pagado apenas la mitad de lo que obtuviste en préstamo para una Navidad, y ya se te viene encima la siguiente. Dar regalos es así una estupenda manera de matar varios pájaros de un tiro. El que ha sido poco amable o cariñoso durante el año puede dar un gran y generoso obsequio a fin de año puede significar: "Te he tenido en el olvido y no te entregado afecto ni me he preocupado la gran cosa de ti, pero ¿verdad que soy genial por darte un GRAN regalo?". La persona que quiere aparentar también hace "buenos regalos", y con eso no sólo agasaja a la persona regalada, sino que también se agasaja a sí misma dándose un sitial de oro dentro de la sociedad. Y la persona que recibe los regalos, tiene un montón de cosas nuevas con las que entretenerse, o esa es la idea al menos. La gente se beneficia reemplazando lo difícil de las relaciones humanas por un fácil objeto material, las conciencias están tranquilas, y las empresas siguen profitando con la necesidad humana de conexión con nuestros semejantes.


En ese ámbito, las quejas sobre la comercialización de la Navidad cae en oídos vanos. Se le dará espacio en los medios de comunicación, pero lo justo y preciso para darle un toque humano a los programas televisivos en que el sonriente animador de turno llama a la concordia familiar en las fiestas, no demasiado para que las empresas no se espanten y dejen de pagar por publicidad dentro del programa. Y la gente descubrirá que de hacerle caso a esa pandilla de renegados del mundo consumista actual, tendrán que hacerse cargo nada menos que de querer y dar afecto a los demás, cuando es tan sencillo extender un cheque o comprar felicidad para otros en tres cuotas con precio contado.

¿Cuál es entonces el verdadero sentido de la Navidad? Pues, simplemente, el que la gente prefiera darle. Si la gente quiere que sea una Navidad cristiana, será entonces una Navidad cristiana, signifique eso lo que signifique. Si la gente quiere transformarse en voraces consumistas ávidos de comprar el último juguete de la juguetería para regalo, entonces eso será la Navidad para ellos. Si la gente quiere que sea una celebración de lo bien que se está con la familia y los seres queridos, entonces eso será la Navidad para ellos. En última instancia, el verdadero sentido de la Navidad es lo que queramos hacer con ella, y cada ser humano es libre al respecto. Seguramente que hay algunos sentidos mejores que otros, pero no me meteré en la tarea de juzgar, más allá de mis opiniones personales al respecto. Cada uno sabe lo que le conviene, o debería saberlo, y depende de cada uno cuál será la decisión final. Después de lo cual, sólo me resta desearles una Feliz Navidad a mis lectores, y que ojalá encuentren y disfruten el sentido de la Navidad que andan buscando, cualquiera que sea éste.

ESTE POSTEO ESTÁ DEDICADO PARA LAURA Y CATALINA, CON EL DESEO DE QUE PASEN UNAS NAVIDADES 2010 CON FELICIDAD Y AFECTO.

No hay comentarios:

Related Posts with Thumbnails

¡Blogoserie a la carta!: ¿De qué género quieres que sea el o la protagonista?

¡Blogoserie a la carta!: ¿Cuántos protagonistas quieres que sean?

¡Blogoserie a la carta!: ¿Cuál será la ambientación?

¡Blogoserie a la carta!: ¿Contra quién se enfrentan el o los héroes?

¡Blogoserie a la carta!: ¿Cuál es la motivación del protagonista?